Y lo mejor son los cojines. Cojines para sofás, cojines para sillas y cojines para la cama. Digamos que son el complemento de decoración ideal y que cuestan muy poco dinero. ¡¡Y no sabes el partido que les vas a sacar!!

Entras a tu habitación y ves que tienes las sábanas, tienes la colcha, te encantan tus cortinas, miras con orgullo ese cabecero que tanto te gustó o ese pie de cama, pero si no pones cojines, es como si faltara algo para acabar de terminar la decoración en tus habitaciones.

Ponlos como quieras. Dos grandes encima de las almohadas y uno pequeño en el centro. O en el mismo centro de la cama. Cuatro, cinco, seis. Pero ponlos. Verás qué cambio da tu habitación. Y elige el estilo que quieras. Porque los cojines van a marcar tu estilo. Puedes ponerlos para que tu habitación resulte moderna, clásica, minimalista, romántica, rústica…

¿Y no querrás que tu sofá se ponga celoso, verdad? Porque si has vestido tu cama con cojines y no lo has hecho con tu sofá se va a poner triste, muy triste. Además, una buena colección de cojines van a realzar tu sofá y por descontado tu salón comedor. Y, por supuesto, te puedes apoyar en ellos para echar una cabezadita, leer o ver la televisión.

La misma función van a tener los cojines que elijas para tu cama. Después de un largo día de trabajo, de atender a tus hijos y las miles de tareas del hogar, qué paz se respira en tu habitación, aunque todavía no te ha entrado el sueño y puedes pasar unos minutos leyendo o simplemente charlando con tu pareja mientras los cojines dan descanso a tu espalda o tu cabeza.

Mostrando todos los resultados 10